lunes, 27 de julio de 2009

...tu mejor canción


Calor ; comienza el segundo “bis” y poco queda ya para desnudar completamente el alma. El público aplaude y alimenta el fuego que sirve de combustible para que los sueños rueden y sigan adelante.Sudor, que resbala por tu espalda, humedece los dedos y se cuela por las cuerdas de la guitarra que ya comparte ese fluido corporal convirtiéndose así en la prolongación de tus manos, exactas, precisas, inertes.Llegó el momento de recibir el último aplauso de la noche, lo acaricias, sonríes, agachas la cabeza para esconder la timidez propia de alguien que se ha desnudado y sabe que su desnudo ha gustado…, llegan palmaditas en la espalda, firmas, abrazos, besos y alguna mirada de complicidad que no llegas a descifrar del todo.-“Podría haber salido mejor “- piensas mientras saludas intentando no parecer demasiado ausente.Desfilan por tus ojos rostros que intentarás recordar la próxima vez; por tus manos otras manos que sellan con un apretón un – “ ahí estaremos en la próxima eh?, muy bien chaval¡-Ya van quedando menos, la música del local te devuelve a la realidad de que tu concierto ya ha pasado…otro más…, ya van quedando menos…, una canción un poco hortera te indica que será la última que suene hasta mañana…Ya no hay nadie…, el local está cerrando , sales y el eco de tus pasos te devuelven los aplausos que aún escuchas en ti. No queda nadie en la calle, miras a tu alrededor y no hay nadie; sólo quedas tú, tu guitarra y el asfalto bajo tus pies que no te invitan a irte a descansar…Tomas aire y abrazas esa soledad como única compañera y piensas en el precio tan alto que hay que pagar para poder hacer algún día…, tu mejor canción.
posted by garriga @ lunes, febrero 13, 2006

4 comentarios:

Isidro Martínez Palazón. dijo...

Hermosa descripción de "los posos" de un concierto... La soledad, los nervios y ese regustillo entre lo dulce de los aplausos y lo pelín agrio de lo que sabe uno que es capaz de hacer mejor...

Lo entiendo y lo añoro.
Isidro.

Josh dijo...

Te llaman por telefono. Descuelgas. Cuelgas. Te sientes agobiado por tu amiga porque te obliga a ir a un concierto al que no te apetece ir porque es uno de esos dias raros en los que solo quieres irte a la cama y cubrirte con las sabanas hasta esperar el nuevo amanecer. No obstante, te vistes de un modo "decente" (la primera camiseta y el primer pantalon que ves) y bajas al portal a esperar que la susodicha aparezca.
Llegas al concierto arrastrando el cansancio y los palos de todo el dia...
-De quien es el concierto?(preguntas)
-De Jesus Garriga (responde)
-Genial! No lo conozco!! (evidencias la ironia con una sonrisa mas que forzada)

Acaba el concierto. Te sientes como en un caleidoscopio de sentimientos, pues de alguna manera, por tus oidos, por tu mente y por tu alma ha pasado unas cuantas canciones que te lavan y te purifican, que recogen aquello que sientes o que has sentido alguna vez, y que ademas rima!! Nunca habia esperado encontrar lo que encontre en aquel concierto.
Me levante, le di las gracias a mi amiga, ella me respondio "De nada" (Si, con una ironia mas que forzada, por eso la quiero tanto xD) y nos fuimos a buscar el coche entre el amazonas de asfalto que pisabamos.
Dos personas me habian sorprendido esa noche: mi amiga, como siempre; y el chico de la guitarra, por primera vez.

Liedchen dijo...

y no sé porqué, mientras te leía, mi cabeza ha empezado a tararear en el Backstage de Quique Gonzalez.

Un abrazo!

David Lorenzo dijo...

Hola, Jesús. De clic en clic llegué hasta tu blog. Me gustó esto que escribiste, es muy cierto, tan duro y tan bonito.

Un abrazo,
David.